LA YUME NUM TOX MUK IL IN TIAL

VIRUS
PRÓLOGO

Ante la total oscuridad, una chispa de luz se alcanza a percibir, abro los ojos y miro a mi alrededor. ¡La sensación es increible!. Me tomó mucho tiempo la formación de mi cuerpo, alcanzar un estado de conciencia…¡ya no puedo esperar más tiempo!. Deseo salir al mundo, formar parte del todo y construir un camino que me lleve a un futuro incierto.

La hora ha llegado.Mi desesperación por volver a nacer es tal que comienzo a razgar las paredes que me encierran. La sangre acude al llamado, rompo mi prisión a mordidas…he regresado.

No faltaron las personas que al ver los sangrientos restos de aquella miserable creatura que me aprisionaba, comenzaran a gritar de pánico.


Los envolví, y se deboraron entre sí. Pobres, fueron víctimas, al igual que yo lo fuí hace tiempo. Pero aún en este estado, yo no sobreviviría en su mundo cruel, por eso, ante la presencia del Gran Espíritu, invoco el poder supremo, la esencia de mi ser.

Mi pecho se abre, le sigue mi vientre y mi garganta. Mis ojos sangran; ¡el dolor es indescriptible!. He cambiado, lo puedo sentir, la metamorfosis termina, un nuevo ser ha surgido.

Lleno de fuerza y sed de aplastar a quien me dañó, parto para enfrentar mi destino, mas este es despiadado conmigo y la guia hacia mí.Mi alma se altera y estalla en mil pedazos. Trato de controlarme pero todo es en vano, nuevamente siento como mi mundo se desmorona, y mientras ella se aleja, una figura conocida aparece frente a mí. El rostro pálido del señor de los muertos dibuja una sonrrisa. -Vamos.- Me dijo- Es hora de partir; creiste ser invencible, creiste haberla olvidado. Que lástima me das, tu impaciencia por vivir sólo destruyó lo poco que quedaba de tu ser.

La última lagrima brota de mis ojos. Ella se pierde mientras grito su nombre, vuelvo a la prisión, espero el momento en que su imagen se borre… espero el momento de mi venganza.

VIRUS
PARTE UNO

I


Bien, mal, luz, oscuridad. Por millones de años el orden reinó en la galaxia de Org, hoy en dia, los últimos sobrevivientes de la resistencia kundalini, sólo conocen el caos. Se aferran a mantener la llama del bien encendida, pero el precio ha sido demasiado caro. El planeta Ascii, el único santuario existente, está a punto de caer, el legado kundalini se ha bañado de sangre, y enfrenta lo que podria ser su final.

Cuatro jovenes figuras corren desesperádamente por un pasillo subterraneo, Gloya, de la raza “proxy”, Oztrando, el gnomulón inorgánico, Veitch, el “lagarto” y Danna, la humana, todos residentes de Calihuey, el principal templo de Proxy; hoy conocieron la derrota.
- Creo que ya los perdimos- dijo Danna.
- Pues yo no pienso arriesgarme.- Le contestó el gnomulón mientras a travez de sus brazos surgía una pasta que en cuestión de segundos se transformó en una pared rocosa que selló el pasillo.
- Bien - dijo Veitch- esto nos dará algo de ventaja, sólo espero que sea suficiente.

Un estruendo se dejó sentir, y ante una cortina de humo y polvo, una decena de unidades robóticas tipo androide se hicieron presentes.
- ¡Adversarios!. - Gritó Gloya.

Danna desenvainó su espada y la cargo de enegia pránica. - ¡Que el Gran Espíritu nos proteja!.- Su cuerpo se cubrió en llamas, su poder kundalini, haciendo retroceder un poco a los adversarios, y se lanzó al ataque.

Oztrando se dirijió a el lagarto. - ¡Veitch, ya sabes que hacer!.
El gnomulón se unió a Danna, mientras Veitch creaba una burbuja protectora sobre Gloya y él.
- Vamos Gloya, ¡no hay tiempo que perder!.
- ¡Ya estoy en eso lagarto!. - Gloya hace un enlace mental con los sistemas de los adversarios; desde muy niña desarrolló sus habilidades de intrusión de sistemas, gracias a las alteraciones biogenesintéticas inducidas por los gnomulones en la raza Proxy.
Oztrando y Danna luchaban ferózmente, sabían que su sobrevivencia dependía del tiempo que pudieran darle a Gloya para desactivar a los androides. Pero los adversarios no eran enemigos fáciles y los poderes de los kundalini eran casi nulos, debido al nivel de negativismo tan elevado que había inundado la galaxia.
-¡Gloya! - gritó Danna, mientras trataba de repeler sin éxito el ataque de dos adversarios. El cuerpo de Danna se impactó sobre el suelo.
Oztrando se avalanzó sobre los dos agresores, pero fué golpeado en la espalda por un tercero.

Veitch guardaba silencio, trataba de mantener la calma, su campo protector era demasiado débil para ayudar a los demás, todo estaba en manos de la joven proxy.
- No necesito que me digas nada Veitch, sé lo que estas pensando, pero estas chatarras tienen demasiadas “barreras”.
- No te preocupes pequeña, el Gran Espíritu está con nosotros, haz lo que tengas que hacer.
- Gloya sonrrió. - ¡Accesando!. - El cuerpo de Gloya se desplomó mientras su esencia era transferida a la red interna de los adversarios.
Veitch lanzó una onda de choque lo suficiéntemente potente como para sacar de balance a los agresores de Oztrando y Danna, dándole oportunidad a los kundalini de reincorporarse. - ¡Gloya esta adentro del sistema de los adversarios, traten de no hacerle daño!..
- ¡Mas fácil decirlo que hacerlo! - agregó Oztrando.

Danna energetizaba su espada nuevamente.
- Espero que Gloya actue rápido, no creo que… - Danna no alcanzó a terminar la frase cuando se percató de la acción del adversario.

Nadie pudo hacer nada a tiempo, la distracción de Veitch brindó la oportunidad al androide de aplastar de una pisotada el frágil cuerpo de Gloya. Nadie dijo nada, se mantuvieron en silencio, mientras los adversarios castigaban sus cuerpos…castigaban su error.

Sin explicación alguna, los adversarios detuvieron su ataque, los tres kundalini se observaban desconcertados y permanecían estáticos, bañados con su sangre.
Una voz metálica rompió el silencio. - ¡Lo logré!.
Los kundalini se pusieron en guardia, pero pronto se dieron cuenta de lo que sucedía.
- Fué difícil, pero lo logré. - Se trataba de Gloya, aún adentro del sistema de aquel adversario. Nadie se atrevía a decir nada.
- ¡Por el Gran Espiritu! Están hechos un desastre. Veitch, ¿dónde dejaste mi cuerpo?. Más te vale que me hayas cuidado bien, ¿eh?, ¡je!.
- Veitch tragó saliva, tratando de encontrar las palabras. - Gloya…
- No te preocupes Veitch, sé que hiciste lo mejor posible. Ahora no hay tiempo que perder, necesito regresar a mi cuerpo para marcharnos cuanto antes.
- Gloya da un paso, y se escucha un crujido . - ¿Qué pisé?.
- Danna soltó el llanto; Oztrando se acerca al adversario, Gloya levanta su enorme extremidad inferior, para hacer el terrible descubrimiento. - ¡Por el Gran Espíritu!. -
- Veitch se avalanzó sobre la masa metálica que hospedaba a la kundalini.- ¡Perdóname Gloya!, todo sucedió tan rápido.
- Fué imposible evitarlo Gloya. - Agregó Oztrando, mientras lágrimas escurrían de sus rocosos ojos grises.
La fria mano metálica del adversario acarició la mejilla de Veitch .
- Creo que les dije que no había tiempo que perder…tenemos que llegar al refugio.
El eco de la voz metálica retumbó por el pasillo.
Danna detuvo su llanto. - Gloya…pero tu…
- Dejen el cuerpo atras. No podemos darnos el lujo de cargar con estorbos.
La discusión había terminado, y para hacérselo saber a sus compañeros, Gloya abrió de un puñetazo un boquete en una de las paredes del pasillo.
-Trataremos de cortar camino, es obvio que ya nos estan esperando. - Agregó la valiente proxy, mientras avanzaba por la enorme abertura que había creado. Los demás la siguieron.
- Vamos a necesitar que acceses el banco de datos de tu huesped. - Dijo Veitch.
- Entendido. En este momento estoy tratando de identificar nuestra localización.
- Eso es fácil… - Agregó Oztrando; frente a ellos el panorama mostraba miles de encubadoras y cunas, todas vacías, tiradas, destrozadas. -…¡Estamos en la guardería!. -
Y los 4 jovenes kundalini recordaron lo que era sentir terror.



II


En el centro de Ascii, se encontraba el viejo maestro lagarto, lider de la resistencia kundalini, con los pocos sobrevivientes de las masacres de los adversarios. Uno de los consejales entró a su habitación apresuradamente .
- ¡Maestro!.
El maestro salió de su estado de meditación. - ¿Qué se te ofrece hijo?. ¿Traes noticias de los karmatron?.
- No maestro, ninguna pero…
- El maestro interrumpió al consejal. -Creo que fué un error mandarlos a buscar la manera de reestablecer el contacto con Merú. Espero que los cuatro esten bien, y que el Gran Espíritu los proteja.
-Pero, maestro, en el laboratorio creen haber encontrado una cura para el virus.
El viejo lagarto se levantó de su asiento, su rostro agotado. - El virus… - dijo - hijo mío, nuestros científicos estan ciegos. El virus no es el problema, ese es sólo el vehículo, el instrumento, pero no la causa.
- ¿Entonces cúal es la causa? - preguntó el consejal incrédulo.
- Esa plaga que se ha dispersado en esta dimensión, contaminando todo aquello que era bueno, propagando la locura y la destrucción, carece de un origen biológico.
El consejal lo observó extrañado. - Pero maestro, no quiero sonar irrespetuoso, nosotros le debemos mucho a los guerreros kundalini y a los caballeros karmatrón, pero muy aparte de sus creencias religiosas, nuestros científicos descubrieron desde hace tiempo al virus X1ZY como agente de esta terrible enfermedad. La locura no tiene nada que ver con demonios o entes oscuros, son trastornos neurológicos, debido al ataque del antígeno sobre el sistema nervioso central del huesped.
El rostro del maestro lagarto se tornó reprochante. -¡Estan ciegos!. ¿Qué no ven lo que han hecho?. ¿A dónde nos ha llevado su ciencia?, ¿quieren ciencia hombres necios?. Entonces les daré su ciencia.

Ante el asombro del consejal, el maestro lagarto hizo un movimiento de manos, y una imagen holográfica se proyectó frente a ellos. Era una tira de código genético.
- ¡Por el Gran Espíritu!. Es la secuencia estructural completa del X1ZY. ¡Usted la tenía todo este tiempo!. Nos condenó a morir, ¡viejo loco!.
- No ha entendido nada consejal. El virus es tan sólo la materialización de un mal enorme…
El consejal se encontraba confundido. - ¡Oh no!. Son un culto de fanáticos religiosos. Y pensar que…
- Observe bien consejal, no use los ojos y aprenda a ver.
La proyeción inició una secuencia de aislamiento de las proteinas estructurales del virus.
- ¿Qué está sucediendo?. - Preguntó el consejal.
- ¿Quería ciencia consejal?. Pues le estoy dando ciencia…analizamos hace tiempo cada una de las estructuras que conformaban a el virus. Descubrimos patrones interesantes, con secuencias que sería imposible que surgieran al azar. Muy pronto nos dimos cuenta de que había un mensaje encriptado dentro de la estructura, lo descodificamos y esto fué lo que encontramos…
Cada una de las estructuras en el holograma, tomó un valor numérico, para después asignar letras que agrupadas formaban lo siguiente: “MARA’ A KAME”.
El consejal al ver esto se horrorizó. - ¿MARA’ A KAME?. ¡No puede ser!.
- Ahí tiene su ciencia consejal. ¿Qué mas quiere?.
- Pero esa es una historia para asustar a los niños, ¡un cuento de hadas!.
- La gente cree lo que le conviene, siempre trata de buscarle la lógica a todo, ¿pero quién les dice que esa es la verdad?. Esta no es una enfermedad que se cure con una vacuna, no consejal. ¡Tenemos que vencer a la oscuridad creando luz!.

VIRUS
PARTE DOS

I


Un guerrero kundalini, el gnomulón inorgánico Vendivyx, entró a la habitación,. - Maestro, consejal. Ya estamos listos para la evacuación.
- Bien hijo, esperemos un poco antes de partir, algunos aún estan atrapados en los túneles, merecen la oportunidad.
El consejal se entrometió. - Pero encontramos la cura, pronto acabará esta locura. -Dijo el consejal de manera alterada.

El maestro Lagarto tomó un profundo respiro. - Veo que no ha entendido nada. El virus ha tomado el planeta, los adversarios aprovecharon la situación y aplastaron su “poderoso” ejército. El extremo nivel de negativismo debilitó a las fuerzas kundalini, hemos perdido todo contacto con Merú.
- Pero los caballeros Karmatron fueron en busca de una forma de reestablecer el contacto.
- Me temo consejal… - dijo Vendivyx - que no hemos sabido nada de ninguno de los cuatro.
- Pero seguramente ya estan allá, Karmatron…
- Consejal, cada dimensión cuenta con un Karmatron para combatir el mal. Su armadura se torna cada vez mas poderosa , según los niveles de energía negativa, para poder combatir a el mal. En esta dimensión ocupamos de cuatro portadores del Kalpé, que en conjunto, estos caballeros Kundalini forman a el Karmatron mas poderoso que jamás haya existido.
- Estoy seguro de que…

El maestro Lagarto volteó su mirada hacia una abertura en el techo de la habitación, que le permitía observar las estrellas. - Perdí mi enlace con los chicos, consejal. Desde que sus padres me confiaron su entrenamiento, cuando eran niños, nunca había sucedido tal cosa. Espero que me equivoque, pero creo que no sería conveniente seguir esperando su regreso.
- Es por eso que necesitamos evacuar lo mas pronto posible - agregó Vendivyx - hemos localizado una pequeña zona en los límites de esta galaxia, que aún no ha sido completamente corrompida. Ahí estableceremos un nuevo santuario, y mantendremos la resistencia viva.
- ¡No puedo creer que esto este pasando!.
- Guarde la compostura consejal. Los suyos crearon un mundo frío, ahora necesito que sea fuerte, tenemos mucho trabajo que realizar, esparcir el bien. Que las enseñansas del Gran Espíritu sean nuestro propio virus de luz, y reestablecer el equilibrio. Los tiempos difíciles apenas inician.



II


La guardería fué el lugar por donde el virus logró pentrar al santuario. Nadie detectó su presencia, hasta que los pequeños mostraron los síntomas, pero ya era demasiado tarde; primero como una gripe, después las convulsiones, y finalmente las almas consumidas. No se sabe cómo es que logró burlar a los kundalini, simplemente los tomó por sorpresa, alterando las mentes de niños y bebés, atrayéndolos al mal.

Oztrando, Veitch, y Danna, avanzaban con cautela entre miles de cunas destruídas, escombro, y los restos de aquellos que lograron vencer a el virus y pagaron el precio. Detras venía Gloya, sin poder evitar que sus torpes y gigantezcos pies aplastaran todo a su paso. Con cada crujir que se escuchaba, los kundalini se estremecían. Ellos, al igual que la mayoría, fueron traídos al santuario desde bebés, esa era la costumbre, para que atravez de todo su crecimiento, tuvieran contacto con las enseñanzas del Gran Espíritu y algún día ser guerreros kundalini. Inclusive algunas madres, daban a luz en el santuario, para brindar una experiencia armoniosa a sus recien nacidos. La macabra escena que ante sus ojos se iba revelando con cada paso que daban, obligaba a sus mentes a revivir el infierno que sufrieron durante la última semana, la derrota del ejército, el brote epidémico, la locura y la autodestrucción de quienes habían luchado del lado de las fuerzas del bien. Para cuando los adversarios penetraron al santuario, prácticamente ya no existía resistencia alguna, los bebés se habían encargado de eliminar a la mayoría, y otra gran parte se aniquilaron entre ellos. Los pocos que quedaron, débiles por el alto negativismo ambiental, y agotados por la interminable lucha por la defenza de las diferentes zonas del planeta santuario, fueron llamados a retirada por parte del maestro Lagarto, para reagruparse en otro planeta, y efectuar un plan de contraataque contra las fuerzas del mal, la batalla se había perdido, pero no la guerra por el equilibrio.

Los jovenes kundalini esperaban llegar a tiempo para alcanzar a la flota de evacuación en el centro de Ascii, pues permanecer en el planeta sólo firmaría su sentencia de muerte.
- Según mis cálculos - mencionó Gloya - pronto nos encontraremos por debajo de los pasillos que llevan a los conductos de energía vril.
- Los cuales nos darán paso seguro hasta el centro del santuario. - Agregó Oztrando.
- Bien… - Dijo Veitch. - El maestro nos espera, puedo captar su rastro astral, pero no podrá detenerse por mucho tiempo, la flota de evacuación debe salir cuanto antes de Ascii.

De pronto, un extraño quejido se escuchó de entre los escombros.
-¿Qué fué eso?. - Preguntó Danna.

El quejido, rápidamente se transformó en llanto, el llanto de un bebé. Los kundalini se quedaron estáticos ante lo que escuchaban sus oidos, finalmente Gloya habló.
- ¡Rápido!. Debemos llegar hacia los canales de vril, es nuestra única oportunidad. - Gloya no esperó a terminar su frase para hecharse a correr nuevamente, los demás la siguieron aterrados, excepto Danna, quien permaneció parada, escuchando el llanto.
- No me iré sin antes estar segura.

Al percatarse de lo que Danna prtendía hacer, no tuvieron otra alternativa que regresar por ella.
- ¡Estas loca Danna!. - Gritó Oztrando, dominado por el pánico.
- Necesito estar segura muchachos, hay mucha interferencia negativa que podría estar bloqueando nuestra percepción.
- Gloya no quiso escuchar mas, con sus enormes manos tomó a Danna, retirándola a la fuerza.
- ¡Gloya, suéltame!. ¿Qué no ves que no quiero perder a nadie mas?.
- Precisamente por eso Danna, hago lo que hago.
- Danna forcejeó, y entre la conmoción, lograron percatarse de algo, el llanto había cesado y había sido sustituído por ligeras risillas, que se tornaron carcajadas.
Gloya soltó a Danna.
- Bueno, creo que por lo menos ya resolvimos la duda. -Dijo Veitch, mientras de los escombros, una pequeña figura se elevaba.

Ante la sorpresa de los cuatro, se trataba de un feto, se mantenía suspendido en el aire, mientras colgaba lo que parecía ser su cordón umbilical. El extraño ser soltó una carcajada, para luego dirigirse a los guerreros.
- ¡Tontos, son unos tontos e inútiles!. Ni siquiera pudieron salvar a mi madre, mucho menos al producto que llevaba en su vientre. Pero Mara A’ Kame es poderoso, su semilla me hizo vivir, y muy pronto consumirá nuestras almas para regresar y cumplir su venganza.
Una fuerte corriente de aire envolvió en un torbellino al extraño ser, arrojándolo a varios metros de distancia.
- Vaya, se ve que todo lo tengo que hacer yo.- Dijo Gloya, al mismo tiempo que manipulaba el aire a su alrededor. - Bueno, yo no me pienso esperar a que regrese a terminar el discurso.

Nadie se opuso esta vez al comentario de Gloya y nuevamente corrían hacia el punto que los llevaría a los canales vril. La risa resurgía y tomaba cada vez mas fuerza, hasta que las carcajadas cubrieron el ambiente. Cientos de bebés se interponían en el camino de los kundalini. Danna, usando su poder kundalini de manipulación del fuego, generó una potente llamarada sobre sus atacantes. La piel cedió ante el fuego, dejando expuesto músculos y ligamentos.
- ¡Estúpidos!. - Gritó el feto. - El Gran Espíritu es parte del pasado, Mara A’ Kame, es el futuro inminente.
Y del tejido dañado de los que algún día hubieran crecido para ser guerreros de la luz, protuyeron decenas de largos tentáculos, mostrando su naturaleza actual, ya no eran inocentes pequeños llenos de vida y un futuro al servicio del bien, bajo los cuidados del santuario. Eran extensiones de un terrible mal, que amenazaba con exterminar todo aquello que fuera bueno, con corromper todo lo noble, y establecer un reinado de oscuridad en toda una dimensión, ¿y después?. Los tentáculos alcanzaron sus objetivos, los guerreros se encontraban atrapados, luchando por liberarse. Oztrando disparaba filosas dagas de obsidiana, pero por ca da tentáculo que cortaba, otro tomaba su lugar. Un gran número de estos bebés se amontonaron sobre Gloya, que por su tamaño y fuerza, era la mas difícil de someter. Estaban tan cerca ya de lograr su objetivo, pero mas cerca aún de encontrar su fin.



III


El maestro Lagarto se estremeció, percibió cada una de las muertes. En seguida, un canal de comunicación se abrió.
- ¿Cúantos Vendivyx?. - Preguntó el maestro.
- Sr. , 1500 pérdidas. Los dos cruceros fueron destruídos. Al parecer , un brote de X1ZY en una de las naves. Los adversarios aprovecharon la situación.
- ¿Sobrevivientes?.
- Unicamente la tripulación de la nave “Mentor”. En total, 400 civiles, 200 militares, y 50 kundalinis. La nave fué seriamente averiada, no podremos partir hasta que no sean reparados los daños. Tendremos que fortificarnos y confrontar al enemigo aqui.
- Vendivyx… - Dijo el maestro al gnomulón. - Hagamos de este día nuestro momento mas glorioso.
- Así será señor, así será.

VIRUS
PARTE TRES

I


En los pasillos subterraneos que unen a los distintos templos de Ascii con el templo central del maestro Lagarto, cientos de creaturas malignas que unos dias antes eran tiernos bebes al cuidado del templo kundalini de calihuey, trataban de acabar con la vida de Veitch, Oztrando, Danna, y la rareza cibernética que ahora era la jóven proxy llamada Gloya. Después de que su piel fuera quemada por los poderes de fuego de Danna, los bebes mostraron su verdadera naturaleza maligna. Ahora los cuatro guerreros kundalini trataban de librarse de los múltiples tentáculos viscosos que surgían de las creaturas, buscando aprisionarlos y terminar con sus vidas. Veitch, el valiente lagarto, usando sus poderes kundalini del elemento agua, cambió su cuerpo a estado líquido para evitar el ataque de los tentáculos, mientras que los demas luchaban por liberarse de los bebés.
- ¡Tenemos que hacer algo o será nuestro fín!. - Gritó Veitch.
Danna se concentró, y enormes llamaradas emanaron de su cuerpo, envolviéndola completamente, como una antorcha humana.
- El fuego ya no los daña, y estoy muy débil para hacer un ataque pránico. - Contestó Danna.
- ¡Alguien tiene que ayudar a Gloya, está completamente cubierta con estos bebés, y no logra liberarse!. - Agregó Oztrando.
Veitch reaccionó rápidamente y lanzó un potente chorro de agua hacia los bebés que sometían a Gloya.
- Gracias Veitch. - Pronunció la voz metálica de Gloya - pero creo que Oztrando es el único que nos puede sacar de esta.
Nuevamente el enorme cuerpo de Gloya fué cubierto por tentáculos y pequeñas figuras.
- ¡Oztrando! - gritó Gloya, mientras una fuerte corriente de aire arrojaba a sus atacantes y rompía tentáculos con sus manos, sólo para observar como se regeneraban y multiplicaban.
- No puedo hacer lo que me pides Gloya. - Dijo Oztrando.
Danna disparaba poderosas bolas de fuego, pero no surtían ningún efecto. El pasillo se cubría en llamas, y los bebés no detenían su ataque.
- Oztrando, no podemos seguir así por mucho tiempo, y la nave no tarda en partir.
- Lo siento Danna pero…
- No te preocupes amigo - dijo Veitch - te entendemos. Ya veremos como salimos de esta.
Pero aunque sus palabras decían una cosa, el rostro agotado de Veitch exclamaba todo lo contrario. Era cuestión de minutos para que el nivel energético de los cuatro llegara al mínimo y cayeran ante el deseo de sangre y muerte de los bebés. ¿Realmente valía la pena condenar a sus amigos por honrar un juramento, por honrar las vidas que cayeron ante sus instintos asesinos?. Los gnomulones inorgánicos son una raza negativa por naturaleza, que disfruta llevando miseria a todas las galaxias a las que llegan. Oztrando no era diferente a ellos, asesinó y destruyó a sangre fría, usando el ataque característico de los gnomulones del mal, los rayos petrificadores. Fué durante la masacre en el planeta “Q’undar”, que el escuadron de Oztrando fué sorprendido y derrotado. A Oztrando lo capturaron cuando “jugaba” con unos infantes y su madre, después de haber petrificado al padre. El gnomulón esperaba la pena de muerte por sus crímenes, pero el Gran Espíritu lo había señalado, y poco tiempo después en la prisión, conoció las enseñanzas kundalini, por parte de miembros del templo de Calihuey. Al pasar de los años, él y otros miembros del que fuera su escuadrón, descubrieron el camino del bien. Conocieron a el maestro Lagarto, y este les dió posada en su templo, donde Oztrando inició su entrenamiento kundalini. Pero el peculiar grupo de gnomulones inorgánicos sabían que su naturaleza negativa estaría siempre presente, y que esa sería la principal batalla que como guerreros tendrían que pelear. No podían deshacer el daño que habían hecho, ni recuperar la sangre que habían derramado, pero hicieron un pacto que fortalecería su lucha contra el mal que llevaban dentro, juraron nunca mas usar sus rayos petrificadores contra ningún ser, renunciando asi a aquello que servía como símbolo del poder destructivo de los gnomulones inorgánicos. Ahora se veía tentado a romper ese juramento, a olvidar el mal que había desatado con aquellos rayos, para acabar con la existencia de unos bebés corrompidos por un ente negativo. Tenía miedo de volver a sentir el poder y la fuerza que otorgaban esos rayos, de recordar los placeres que el mal le hizo sentir algún día. De recordar lo que es ser un verdadero gnomulón inorgánico.



II


Todo sucedió muy rápido, Danna, Veitch y Gloya, rompían fácilmente los restos petrificados de sus atacantes. No hubo regeneración alguna, todo indicio de vida en ellos se había esfumado.
- ¡Tontos!. - Dijo el feto, mientras reaparecia de los escombros. -¿Creen que me han vencido?. ¡Ahora conocerán mi verdadero poder!.
Grandes concentraciones de energía negativa comenzaron a fluir por el cuerpo flotante del feto. Oztrando, aún extasiado por la sensación de sentir la energía petrificadora por sus venas, disparó varias descargas hacia el feto, pero este las evadió con gran habilidad.
- ¿Crees que soy igual de fácil de acabar que los otros?.
El feto lanzó energía negativa a los cuatro kundalini haciendo que se desplomaran, luego se dirigió hacia Gloya.
- ¿Qué te parece grandulón?. Pronto vas a morir. Bueno, realmente no se si a un adversario se le pueda llamar “vivo”. Pero tu no eres un adversario común, ¿verdad?. Se me hace que te dejaré vivir un poco mas, para jugar un rato y llegar a conocerte mejor.
El feto se hechó a reir, lo cual aprovechó Oztrando para lanzar una última descarga, pero fué en vano, el feto logró evitar el rayo petrificador.
- No te entiendo gnomulón - dijo el feto. - Puedo sentir el mal dentro de tí, pero te resistes a él. Tanto poder negativo, me parece increíble que lo desperdicies estando con estos perdedores. No cabe duda que los kundalini van de mal en peor, un adversario, un gnomulón inorgánico, junto a una patética humana y a una lagartija. ¿Qué tan abajo de la escala evolutiva tienes que estar para ser una lagartija?. Bueno, ya perdí mucho tiempo, prepárense a morir.
El feto lanzó rayos de energía negativa hacia los cuatro, y ninguno de ellos tenía fuerzas suficientes para contraatacar. Oztrando sentía como la energía del feto invadía su cuerpo rocoso y se dió cuenta de que él no moriría, pero el resultado tal vez sería peor, una vez mas, el mal buscaba el dominio de su ser.



III


Un fuerte temblor se sintió al mismo tiempo que se escuchó una potente explosión, derrumbando parte del techo, creando una cortina de humo y polvo, que al disiparse reveló el origen de tal alboroto. Un adversario, dañado en la batalla que se libraba en la superficie, se había impactado, atravezando varios niveles de el sistema de pasillos subterraneos, finalmente su caída se detuvo al impactarse contra el piso de ese pasillo, destruyendo parte de este, y creando un boquete que daba acceso al nivel inferior. El feto sintió un extraño malestar general, que le hizo detener su ataque. No entendía lo que le sucedía, poco a poco fué disminuyendo su altura, hasta que ya no pudo seguir flotando en el aire, y descansó su cuerpo en el suelo.

Gloya logró incorporarse y llamó a los demas. - ¿Lo sienten?. ¡Es la energía vril!. - Se acercó a los restos del adversario, lo observó detenidamente, y se vió reflejada entre el montón de fierros y cables retorsidos. De ahora en adelante, así es como la verían, como una bola de metal y alambre; estaba atrapada en el cuerpo de aquello que aprendía temer desde la infancia, una guerrera de la luz prisionera en una herramienta del mal. Dió varios puñetazos, haciendo mas grande el orificio creado por la precipitación del adversario, sus compañeros no tardaron en unírsele.
- ¡Allá abajo está el pasillo que lleva a los conductos de energía vril!. - Dijo Gloya.
- El Gran Espíritu esta con nosotros. - Agregó Veitch.
- ¿Qué hacemos con el feto? - preguntó Danna.
Gloya dirijió su mirada hacia el pequeño cuerpo del feto sobre el piso, para luego observar de nuevo lo que quedaba del adversario.
- Dejémoslo ahí, es hora de partir.
Y Gloya saltó por el agujero, seguida de Danna y Veitch. Oztrando se mantuvo parado frente a el boquete. Tenía miedo, temía que el mal nuevamente lo dominara, y que la energía vril le cobrara su traición.
-¡Oztrando!. ¿Qué esperas?. - Gritó Danna.
Una parte del gnomulón había muerto en ese pasillo que se disponía a abandonar, y no sabía que repercusiones tendría, pero la pelea aún no terminaba, ese adversario que cayó de la superficie mostraba señales de una terrible batalla, no había tiempo que perder, y los conductos vril era el único lugar seguro por donde cuatro kundalinis tan débiles como ellos, podrían llegar a salvo al templo central y recargar su energía, aunque a él, tal vez esto le cueste la vida, en caso de que la maldad se haya apoderado nuevamente de él, pero nada mas había una manera de saberlo, así que dió el salto y se reunió con sus compañeros. Los cuatro guerreros reanudaron el camino hacia el templo del maestro Lagarto. Oztrando se sentía mareado por la energía vril, pero seguía vivo, eso le dió seguridad, y una sonrrisa se hizo presente en su rostro.
- ¡Mueran malditos!.
Los kundalini voltearon hacia atrás rápidamente al escuchar el grito. El feto se dirigía hacia ellos a gran velocidad. Veitch, ya algo recuperado, creo un campo de fuerza sobre los cuatro, pero justo antes de llegar a ellos, el feto explotó en mil pedazos, la energía vril había causado su efecto. Nada se interponía entre el templo central del maestro Lagarto, ellos, y la batalla que ahí se estaba efectuando.

VIRUS
PARTE CUATRO

I


La nave se encontraba gravemente dañada, los civiles retiraban los cuerpos y buscaban posibles sobrevivientes por los escombros, y entre el terror y la confusión, un niño, recorría lo que quedaba de los pasillos que comunicaban al centro de convivio de el crucero espacial “Mentor”, ahora transformado en hospital improvisado. Le dijeron que ahí tal vez podría encontrar a sus padres, pero él sabe que no tiene caso tener falsas esperanzas, el mismo escuchó el reporte de “no sobrevivientes en la sección 3C”. Todos murieron calcinados, el ataque de el adversario fue demasiado rápido y sorpresivo. Pero a sus ocho años el pequeño Chat entendía que estos no eran momentos para llorar, tal vez después. Se colocó frente a una de las ventanas y observó la desigual batalla que se estaba librando afuera de la nave, muy pronto, pensó, llegaría el tiempo de honrar a su familia, a su raza; le haría justicia al nombre que le fué dado en honor a uno de sus ancestros, aquel que dió su vida por su emperador durante la gran guerra de erradicación, que muchos consideran un mito, una leyenda, inventada por los pocos de su raza que quedaban con vida y de la cual no existe ningún registro mas que las historias que sus padres le narraban antes de dormir y que ahora sería su responsabilidad mantener, como último sobreviviente, de aquellos que lucharon durante millones de años por derrocar al mal. Su mirada fija al exterior no perdía detalle de el noble sacrificio que se llevaba a cabo. Cientos de adversarios cubrían el cielo y el campo de batalla, avanzando rápido y ferózmente, como una fuerza imparable. Objetos de poder penetraban el duro metal y los guerreros hacían uso de todas sus habilidades para evitar las poderosas descargas capaces de arrazar con poblados enteros. En medio de el caos, la figura de Vendivyx resaltaba inponente.
-¡ Por el Gran Espíritu! - Ese fué el grito de batalla de Vendivyx mientras daba la señal para avanzar contra el ejército de adversarios que habían logrado penetrar las diversas lineas de defenza de los militares, que inútilmente trataban de actuar contra los gigantes cibernéticos.
Chat observaba al gnomulón orgánico con admiración mientras levantaba su objeto de poder, el maso de los inmortales, sobre su cabeza, y lo impactaba fuertemente contra el piso, y pronunciaba el “MNCH”, el mantram que lo caracterizaba. Su cuerpo se cubrió por una armadura plateada que sólo dejaba su rostro descubierto marcando la transformación que el Gran Espíritu le otorgaba: “Nesah Vendivyx”. Nesah se desmaterializó para convertirse en un ser de energía pura y salió disparado hacia los adversarios, penetrando en varios de ellos, creando cortos circuitos en estos, para materializarse velózmente y rematarlos con su maso de poder al mismo tiempo que llamaba a los guerreros a luchar hasta la muerte. La ausencia de los cuatro caballeros karmatron era evidente, todos estaban concientes de que esta podría ser su última batalla, sus últimos momentos con vida, pero valía la pena, si lograban que alguien sobreviviera para difundir el camino de la luz.



II


Geburah, el kundalini de la especie de los “hombres águila” extendió sus alas de fuego y emprendió el vuelo seguido de varios kundalini, entre ellos su esposa, dispuestos a enfrentar al enemigo en el aire y así evitar que más adversarios alcanzaran los perímetros donde estaba localizada la nave. El maestro Lagarto junto con seis kundalinis más se encargaba de crear campos energéticos para proteger a los civiles y darle tiempo a los técnicos e ingenieros de hacer las reparaciones necesarias para que la nave pudiera operar nuevamente y así emprender la huída hacia su nuevo hogar, el permanecer más tiempo en Ascii sería condenarse al exterminio. Pero el castigo que el campo recibía era demasiado y poco a poco este se iba debilitando, el tiempo se agotaba y mientras, Chat veía desplomarse el cuerpo sin vida de la esposa de Geburah. Un escuadrón enemigo hacía pedazos la pared, logrando entrar al corredor. Un hacha hizo pedazos a uno de los adversarios antes de que este pudiera acabar con Chat, se trataba de uno de los kundalini que acompañaba al maestro Lagarto, el diminuto Zeeff, viejo lider de los Jifffz, una raza ancestral de pequeños guerreros
-¡coforrefe, nifiñofo! Yofo lofos defetefendrefe.
Chat comenzó a correr, a sus espaldas el viejo Jifffz destruiría a una decena de robots antes de caer. - ¡Noooo!- El grito de el maestro Lagarto cubrió toda la nave al ver desmoronarse toda oportunidad de escape. - ¡Gran Espíritu, esto no puede acabar aquí! ¡No lo permitiré!
El cuerpo de el maestro empezó a aumentar de tamaño, sus brazos mostraron por primera vez en miles de años las alas que se mantenían ocultas y sus manos se convirtieron en enormes navajas con las cuales atacó a los agresores. Los kundalini restantes que trataban de reestablecer el campo energético no salían de su asombro, nadie antes había visto el poder natural de el maestro. La situación había llegado a una etapa crítica, los kundalini en el exterior habían fracazado y la nave estaba siendo abordada desde varios puntos, al parecer el fín había llegado, y luego… el silencio.



III


Por todo el campo de batalla y el interior de la nave los adversarios se detuvieron uno a uno, y apagaron sus sistemas.
- ¡Maestro, mire! - Gritó Axp- uno de los gnomulones orgánicos Kundalini que restablecía el campo energético. - ¡El enemigo se ha desactivado sin explicación!
- Yo no diría eso - contestó una voz “metálica”.
Y ante el asombro de todos, Veitch, Oztrando y Danna hicieron su aparición montados sobre el gigantezco cuerpo cibernético de Gloya.
-¿Gloya?- Exclamó confundido el maestro Lagarto- El Gran Espíritu trabaja en formas misteriosas.- Le contestó.
- ¡Wow! ¿Ese es el maestro Lagarto? - preguntó Danna en voz baja.
- Había oido rumores de que era un metamorfo, pero hasta ahora nadie lo había comprobado - Le contestó Veitch de igual forma.
- De hecho dicen que nadie conoce en realidad la verdadera forma de el maestro- Agregó Oztrando.
El maestro Lagarto regresó a su físico habitual.
-¡Gracias a el Gran Espíritu!- Dijo el maestro - Pero Gloya, hija ¿qué haz hecho?.
Chat se abrió paso entre todos y se colocó frente a él. - No hay tiempo para explicaciones viejo amigo. Junta a tus muertos, para brindarles sus respectivos honores; ahora que ya estamos todos es hora de partir. Es necesario que preparen un transporte ligero, estos cuatro kundalinis y yo saldremos cuanto antes.
- Mi niño… - le dijo el maestro.
- No soy quien tu crees amigo mío. Soy Chat, ¿no lo sientes?.
- Pues claro que eres Chat - agregó Axp
- Creo que no se refiere a eso - comentó el maestro
- Maestro hay cosas mas importantes en este momento que atender - Dijo Veitch
- ¡Silencio! - gritó Chat - No soy aquel que algunos de ustedes conocen como Chat el infante. En realidad soy Chat, de Atlán, reencarnado en este, el cuerpo de mi último decendiente y he regresado para cumplir una misión.
- Prosigue - exclamó el maestro, mientras los demás escuchaban anonadados.
- “El” me ha llamado y enviado para que los guíe hacía los cuatro caballeros karmatrón.
- ¿a quién se refiere con “él”? - preguntó Danna.
- Si no me equivoco…- dijo el maestro Lagarto - Alguien al que alguna vez tuve el honor de llamarlo amigo.
- ¿Pero cómo es posible que sepa donde estan los caballeros Karmatron? - exclamó Oztrando - Todo lazo astral se ha perdido, ninguno de nosotros ha percibido nada.
- Está usando prácticas oscuras - agregó el maestro
- ¡Pero eso no es correcto, el cuerpo de este niño no resistirá!.
- Esto va mas allá de lo que es correcto o no, viejo amigo, o maestro Lagarto o como te hagas llamar estos días. Se está cerrando el círculo, y yo tengo una misión que cumplir, el pequeño Chat comprende esto y sabe que su muerte no será en vano, ha honrado bien a nuestra raza. Además el Gran Espíritu no lo permitiera si no existiera otra salida.
- Supongo que eso nunca lo sabremos en realidad.
- Esto no está bien maestro, debe de haber otra forma - dijo Gloya.
- ¿Te haz visto en un espejo ultimamente niña? - exclamó Chat - Mira por la ventana, mira alrededor tuyo, recorre esta nave. ¿Dónde está Katnatek?. ¿Dónde quedó su bendito Merú? ¡Nada de esto está bien! . Sólo estamos perdiendo el tiempo, los caballeros karmatrón los necesitan y esta es la única manera.
El maestro Lagarto guardo silencio, todos lo observaban a él y al cuerpo poseído de el pequeño.
- Chat…-dijo el maestro- Oñartxe ol euq elid.
- No es necesario viejo amigo…- le contestó Chat - él lo sabe y espera que algún día lo perdones.

VIRUS
PARTE CINCO

I


La pequeña nave en forma de disco parecía no moverse ante el basto espacio, habían transcurrido probablemente varios días desde que partieron de Ascii, pero en la inmensidad del espacio era difícil saberlo. Los cuatro extraños guerreros kundalini se encontraban inquietos y por mas que lo intentaban no podían encontrar la paz interior que tanto anhelaban y la perturbadora presencia de Chat, el pequeño poseído por el espíritu de su ancestro, un hombre que vivió en una época de la cual solo se escuchan leyendas e historias de hadas, no hacía las cosas más fáciles.
- ¡Esto es insoportable! - exclamó Veitch - ¡llevamos una eternidad sin ni siquiera saber a dónde vamos!
- Esperamos - Chat contestó tranquilamente y sin voltear a verlo
- ¿Esperamos?... ¿a qué?, ¿a que se desbarate esta vieja cosa que nos dieron por nave?
- Esta vieja cosa estuvo al servicio de "El" - dijo Chat - no falló en aquel entonces y no fallará ahora
Danna se acercó y dirigió su voz suave hacia Chat. - Díganos por favor, ¿qué es lo que esperamos?
- A que "El" nos envíe una guía astral que nos indique el camino a seguir - contestó el joven poseído
La voz metálica de Gloya se impuso en la sala de controles de la peculiar nave - ¿Pero quién es ese "El" de quien tanto murmuraban tú y el maestro Lagarto?. ¡Contesta espíritu!
- No está en mí decir quién es "El", lo que si puedo decirles es que muy probablemente al igual que yo, no sea mas que un alma perdida más, pero que tal vez sea la única esperanza que les queda. Aunque al juzgar por lo que veo dentro de esta nave, tal vez eso sea lo único que quede ya...almas perdidas.
- Está bien - dijo Veitch - por ahora no nos queda otra más que tomar tus acertijos
- Pero... - agregó Danna - yo aún quisiera saber contra qué nos enfrentamos, ¿quién es MARA´ A KAME? ¿cómo fue que logró que cayera Merú?
- ¿Contra quién luchan? - Dijo con voz sarcástica Chat - Luchan contra el amargo sabor del amor, el cruel recuerdo de la última caricia, el fin de la inocencia. Contra las fuerzas mas elementales que mueven al multiverso. - Volteó su mirada hacia Oztrando que yacía callado en un rincón - el gnomulón tiene una idea de que hablo... el mal vive dentro de el, esperando pacientemente
- Guárdate tus intrigas, espíritu - dijo Oztrando
- ¿Intrigas?. Bueno no importa... la señal está aquí - Los ojos de Chat se iluminaron - "El" nos llama -
Chat se dirigió al tablero de control, ingresó unas coordenadas y tomando por desprevenidos a todos, la nave se dio una tremenda sacudida.
- ¡por el Gran Espíritu! ¿Qué ha pasado? - Exclamó Danna ante sus desconcertados compañeros Gloya revisó las lecturas de la antigua nave - ¡Esto dice que estamos prácticamente del otro lado de nuestro universo! -
- No puede ser - exclamó Oztrando sorprendido
- Yo no me equivoco - agregó Gloya
- Es correcto - se escuchó decir la voz de Chat - Tao nos ha llevado hacia "El", al otro lado del universo. -
- Quién fuera a pensar que esta cosa fuera capaz de semejante hazaña - comentó Veitch un poco incrédulo aún.
Fue entonces que Danna hizo un descubrimiento - ¡Chat, tu rostro! -
La cara del pequeño Chat se encontraba cubierta de moretones y finos hilos de sangre escurrían de su nariz.
- Es inevitable - dijo Chat - este joven cuerpo no resistirá por mucho tiempo, no está preparado para hospedar a las fuerzas oscuras que han logrado el que yo posea su cuerpo. -
En efecto, los cuatro kundalinis en su intento de evitar enfrentar la situación que los había colocado en esa extraña alianza con fuerzas oscuras, capaces de poseer a un niño, no se habían percatado de las lesiones que cubrían el cuerpo del joven Chat. El cuerpo llevado al límite estaba perdiendo estabilidad. Los vasos sanguíneos se colapsaban y pequeñas hemorragias internas se dispersaban por su piel.
- ¡Por el Gran Espíritu! Esto es una locura - exclamó Veitch
- Todos estos últimos días han sido una locura - agregó Oztrando - pongámosle fin-
- Bien dicho inorgánico - intervino Chat - veo que mi percepción de ti no ha sido del todo errónea. Ya sé hacia donde dirigirnos, "El" me ha enviado las coordenadas finales, pronto estaremos junto a los caballeros Karmatrón y podremos saber cual ha sido su destino -
- Y cual será el nuestro - agregó la metálica voz de Gloya.



II


Después de un tiempo la vieja nave entró a la atmósfera de un planeta golpeado por feroces fenómenos climáticos, años de radiaciones y al juzgar por algunas ruinas de lo que en el pasado debió ser una desarrollada civilización, golpeado también por la guerra. Fue entre los restos de algunos edificios que Tao tocó suelo y abrió su compuerta, para así presentar a ese desolado mundo su peculiar tripulación. El pequeño Chat al frente cubierto por Gloya y seguidos por el resto.
- Que mundo mas horrible - comentó Danna mientras el fétido olor calaba las mucosas de su nariz y observaba el cielo rojo.
- ¿Qué lugar es este? - preguntó Veitch.
A lo que Chat contestó - Esperemos que sea donde todo termine. -
Oztrando miró a su alrededor - Indica el camino espíritu, ¿hacia dónde debemos avanzar? -
- ¿Hacia dónde ir? - exclamó Chat - ¿no lo percibes? -
Oztrando guardó silencio por un momento para luego exclamar - sí!...sí!... el fatídico aroma de la muerte. ¿Es acaso ese el terrible final que dices nos espera? -
a lo que Chat respondió - Para estos momentos ya deberías saber que hay cosas peores que la muerte... y si aun no lo crees, te aseguro que puedes confiar en mi palabra. Por lo pronto, emprendamos el camino. -



III


Y fue así como iniciaron el recorrido entre los escombros de lo que fuera una gran ciudad, de vez en cuando se cruzaban con algunos restos de los que fueron los antiguos pobladores, esqueletos, cráneos, miles de tumbas por todo el lugar, algunas ni siquiera terminadas de cavar, como si algún mal repentino lo hubiera arrasado todo. El denso aire putrefacto apenas y era tolerable, daba nauseas, pero para los cinco viajeros, era muy claro que ese era el último de sus problemas, aún debían encontrar a los caballeros karmatrón, asumiendo que aun vivieran, y enfrentar a un mal tan terrible y poderoso que fue capaz de causar la caída de Merú y la casi erradicación de los guerreros kundalini y que hasta hace poco casi acaba con sus vidas. ¿Estaban listos para enfrentarlo?, la pregunta retumbaba en sus mentes. Nadie se atrevía a expresar sus dudas, pero no era necesario, las palabras salían sobrando.

De pronto Gloya se detuvo e hizo una señal a los demás. - ¡Atrás!. Mis sensores están detectando algo - Gloya señaló un edificio - detrás de esa estructura -

Danna encendió su cuerpo y salió volando a gran velocidad hacia la dirección indicada seguida de Veitch en su forma líquida. Gloya tomó entre sus brazos a Chat y Oztrando y accionó sus propulsores para alcanzar a sus compañeros y colocarse en el frente. No tardaron mucho en observar su objetivo, decenas de hombres y mujeres se encontraban desnudos rodeando a lo que pareciera un centenar mas que yacían apilados unos sobre otros.

Algunos se dirigieron hacia los 5 exploradores -¿Quien avanza? ¿Ustedes no son MARA' A KAME, sin embargo se esconden bajo la oscuridad, no hay otra forma de llegar hasta aquí - dijeron en coro, mezclando sus voces en una, prolongándose en un espectral eco, que parecía retar al infinito.
- Nuestra identidad es nuestro asunto - contestó Chat - ahora demando libre tránsito -
- Vaya, vaya - dijo una de las mujeres- cada vez nos visita mas carne con delirios de autoridad -
- Sin embargo no es el caso del pequeño... un espíritu refugiado bajo la carne de un infante - agregó un hombre - y los demás se cobijan con un manto de prácticas oscuras. -
- En ese caso tal vez debiéramos ser mas cordiales... -dijo la mujer - e invitarles un bocado - y dicho esto la mujer extendió su brazo y dirigió su boca hacia este y clavó sus dientes atravesando piel y músculo, arrancando y degluyendo ante el asombro de los kundalinis los tejidos que cubrían su extremidad.

Las voces se unieron nuevamente en una - !un bocado! !un bocado! -repetían una y otra vez sin parar, mientras se unían al acto de canibalismo devorándose unos a otros apasionadamente
- ¿Nos acompañan al festín?- preguntó la mujer mientras varias siluetas mostrando su anatomía mutilada por la gula se acercaban cada vez mas
- ¡Atrás! - les gritó Danna mientras creaba una gran llamarada que los obligó a retroceder.
- No se preocupen- dijo uno de los hombres - no está en nosotros despojarlos de sus vidas. Nosotros somos nuestro propio verdugo, ese fue el fin que nos asignó "el que todo lo corrompe". Así como tarde o temprano les asignará a ustedes el suyo... así como se los asignó a aquellos que vinieron antes que ustedes... -
Y los cuerpos desnudos se apartaron, y los cientos que yacían apilados fueron levantándose para dejar al descubierto aquello que cubrían con recelo... los cuerpos de los cuatro caballeros karmatrón
- ¡Un bocado! ¡Un bocado! ¡Un bocado! - se oían las voces...
y el infierno se desató...

VIRUS
FINAL

La gota escarlata ha sido liberada, lentamente desciende por el cuerpo mutilado, hasta que su recorrido es frenado por la superficie húmeda y blanda de su lengua. El sonríe, sabe que este momento muy probablemente no se repetirá jamás. Su sonrisa es cada vez mas grande y se transforma en carcajada, se pierde en el éxtasis, y una exploción de euforia se apodera de él, porque ese día probó la sangre mas pura, y ese momento quedará por siempre grabado en su memoria...el momento en que su paladar disfrutó de el líquido vital de un Caballero Karmatrón.

Filosos garfios con cadenas penetraban los restos de las destrozadas armaduras de los 4 Caballeros Karmatrón. Decenas de cuerpos apilados en la azotea de un edificio que yacía como silente testigo de la danza macabra que se desarrollaba frente a este, tiraban de las cadenas,elevando varios pisos las sangrantes figuras de quienes fueran los Guerreros mas poderosos de ese universo, mientras sus kalpés brillaban anunciando la muerte que acechaba. Debajo de ellos, aquellos que alguna vez fueran hombres y mujeres y renunciaron a ello por los placeres de la carne, brincaban, bailaban, se mordían, se retorcían y se deboraban los unos alos otros mientras se bañaban con la sangre kundalini que caía a borbotones. En verdad se trataba de toda una gran celebración para los seguidores de MARA A'KAME, los Caballeros Karmatrón habían sucumbido ante el poder de su amo y señor y muy pronto los otros 5 visitantes correrían la misma suerte.

Veitch intentaba sostener el campo pránico que los protegia de los cuerpos desnudos, sangrantes, desgarrados que con gran velocidad se avalanzaban sobre de los 4 kundalinis y Chat, sus reflejos habían reaccionado lo suficientemente rápido para refugiarse de la envestidas de los seguidores de MARA A'KAME, sin embargo aún estaba pendiente la macabra escena que se desarrollaba frente a ellos, los cuerpos de los 4 legendarios Caballeros Karmatrón se encontraban pendiendo de largas cedenas con filosos ganchos que penetraban y laceraban sus cuerpos manteniéndolos alejados del suelo. Sus armaduras mostraban rastros de una feroz batalla, la suerte no había favorecido a los kundalini, sus armaduras habían claudicado, su piel yacía expuesta y abría paso a la carne...la sangre escurría, los seguidores de MARA A´KAME se amontonaban unos sobre de otros para alcanzarlos y decenas de manos tiraban de sus piernas; una luz tenue iluminaba el escenario de la crucificción de la última esperanza existente para el reestablecimiento del equilibrio y el orden.

Esto no puede ser!!! - gritó Danna - tenemos que hacer algo! - No hay nada que hacer -comentó Chat, mientras los cuerpos desnudos se avalanzaban sobre el campo protector pránico como una gran fuerza destructora de la naturaleza, pero no había nada natural en ellos, había algo mas que los impulsaba - No tengo por qué escuchar tales idioteces. No pienso quedarme cruzado de brazos! - dijo Oztrando con voz enérgica pero quebradiza, y los rayos petrificadores surgieron nuevamente de sus manos, transformando en piedra aquello que segundos antes era vida, y al mismo tiempo un estruendo se escuchó, era la enorme masa metálica de Gloya que hacía pedazos la piedra al impactarse contra esta a gran velocidad. - ¡Necios!- exclamó Chat- el aroma a muerte no falla- Pero sus palabras pasaron desapercibidas, y una llamarada abrió paso a los kundalini que estaban determinados a liberar a sus compañeros. El fuego de Danna no perdonaba, y aquellos que lograban evadir su furia probaban el filo de su espada. Agua, aire, fuego y tierra combinaban sus fuerzas logrando hacer retroceder a los delirantes cuerpos desnudos.

Pero las multitudes no dejaban de salir de todos lados, estaban hambrientos y llenos de deseo, la gula y los bajos placeres de la carne gobernaban su razón, querían saciar su hambre, beber el fluido vital de los guerreros y profanar sus cuerpos. ¡Esto es una locura, nada los hace retroceder! Mientras sigamos luchando tenemos una oportunidad- dijo Danna- Oxtrando no dijo nada, pero en su mente se preguntaba ¿cúanto tiempo mas podran seguir luchando a ese paso?. -¡No podemos seguir así! - Veitch hizo una señal a Gloya, lanzando chorros de agua hacia el enemigo, Gloya entendió perfectamente las intenciones de Veitch y usó sus habilidades elementales formando fuertes y helados vientos que al combinarse con el agua de Veitch creaba descargas gélidas que castigaban a sus agresores congelándolos, los más débiles no lo toleraron y caían hechos pedazos.

La fría plaza guardó silencio, y por fín hubo un momento de paz, llena de estatuas vivientes, el poderío kundalini se hizo presente. - ¡Pronto, las cadenas!- gritó Oztrando - Veitch lanzó un boomerang pránico, que rompió las cadenas que sujetaban a los Caballeros Karmatrón, mientras Gloya se lanzaba para frenar su caída- Es hora de irnos - dijo Veitch- ¡Aún no!- agregó Danna- falta algo- El rostro de Danna se cubrió de rabia y lanzó dos grandes rayos pránicos que hicieron añicos a la gran mayoría de los súbditos de MARA A'KAME- ¡Danna!- Gritó Oztrando- Solo me aseguro de que podamos partir sin contratiempos - Tanto odio enclaustrado, rondando los límites de aquello que la hace humana- dijo Chat- Suficiente Chat- dijo Gloya cargando a los 4 Caballeros Karmatrón - lo hecho, hecho está y necesitamos salir de aquí pronto, los Caballeros Karmatrón no soportarán mas tiempo en este planeta oscuro- Y sin embargo ustedes se sienten cada vez mas en casa, ¿o no?- y una ligera sonrisa se dibujó en el rostro de Chat al decir esto- Ahorrate tus comentarios Chat, es hora de regresar a casa - dijo Veitch.

Un leve crujido se alcanzó a escuchar, los 4 kundalini y Chat voltearon la mirada para ver como de entre los restos congelados de los seguidores de MARA A'KAME se levantaban el hombre y la mujer que dieran la bienvenida a los 5 exploradores a ese planeta. Ambos llevaron sus uñas hacia las heridas producto de su ritual masoquista, razgándose, provocando nuevamente el sangrado, y el coro siniestro se dejó escuchar una vez más - Dejemos que nuestros restos sean el vehículo por el cual se manifieste la oscuridad que todo lo devora. Dejemos que su gloria navegue por ríos de sangre- Se abrazaron, frotaban sus cuerpos el uno contra el otro, cubiertos del rojo brillante que surgía de sus laceraciones. La temperatura comenzó a elevarse, el hielo que ocultaba los restos de los caídos ante la furia de los Kundalini se volvió agua y el agua se hizo vapor. Por un instante los guerreros presenciaron el resultado de su rabia y segundos después una poderoza energía negativa surgió como una onda espansiva que sacudió a los Kundalini haciendolos caer al suelo - ¡Demasiado tarde!- exclamó Chat- Ya está aquí. - ¿Quién está aquí?- preguntó Danna, mientras trataban de incorporarse- los cadáveres y los trozos regados que alguna vez fueron cuerpos comenzaron a desplazarse por el suelo, como si fueran atraídos por alguna poderosa fuerza magnética que surgía del roce de aquella bizarra pareja. Asombrosamente el hombre y la mujer se fusionaron y a su vez los restos de sus compañeros se unían a ellos, formándose así una gigantezca masa amorfa de tejido, carne, visceras, cientos de rostros, brazos, piernas.- ¿Qué averración es esta?- cuestionó Oztrando sin poder retirar la mirada de la horrenda imagen que tenía frente a el. La fuerza negativa que emanaba de aquella abominación mantenía incapacitados a los kundalini, por mas que intentaban sobreponerse mientras mas se esforzaban un terrible dolor se propagaba por su cuerpo hasta tornarse insoportable. Danna, Oztrando y Veitch convulsionaron.- Esto está muy mal Chat- comentó Gloya- este cuerpo metálico me ayuda a tolerar el castigo que la energía proveniente de esa creatura nos inflige, pero no me queda fuerza para luchar- Chat, quien no se veía afectado, alzó sus brazos y balbuceó algunas palabras en lenguas muertas hace miles de años y al terminar, una cúpula energética cubrió a los kundalini y a Chat- Las fuerzas oscuras que me permiten existir en este plano nos han ganado un poco de tiempo- exclamó el pequeño poseido. - ¡Por el Gran Espíritu! Ni el Asura de tiempos ancestrales podría haber contenido un mal tan crudo, tan puro, rival al mismo Amo de la Tinieblas.- Dijo Veitch mientras agitaba la cabeza y se levantaba- Esto va mas allá del bien y el mal, es el origen mismo, la fuente primordial que nos une, pero corrompida- ¿de qué hablas?- preguntó Gloya- del amor- respondió Chat - ¿De qué hablas? Tenemos una cosa conteniendo el poder negativo mas poderoso que hayamos experimentado intentando destruirnos y nos dices que se trata de cupido- No importa si entienden o no, este campo protector que generé nos dará un poco de tiempo, el suficiente para que puedan actuar.- Danna nuevamente de pie exclamó- Esto es una locura, no estamos en condiciones de enfrentar a esa cosa - Chat no se refería a ustedes- contestó una voz profunda y desconocida. Se trataba de uno de los cuatro Caballeros Karmatrón que se encontraban de pie, y aun con sus cuerpos castigados reflejaban un gran poder y el porte que solo los verdaderos guerreros poseen. - Nosotros enfrentaremos a MARA A'KAME mientras ustedes escapan- agregó otro de los Caballeros Karmatrón- Pero no podrán vencerlo solos, esa cosa es muy fuerte- dijo Veitch angustiado ante la situación- Estamos dispuestos a pagar el precio, Merú ha caído, sin embargo detectamos en este planeta la presencia de alguien que tal vez pueda ayudarnos a terminar con este caos, un antiguo guerrero que lo dejó todo para perderse en prácticas oscuras, sin embargo en un pasado su alma llegó a ser como una estrella blanca.- Ustedes mismos viajan con uno de sus siervos- agregó el tercer Caballero Karmatrón- Así es- dijo Chat - y estamos perdiendo tiempo valioso - No aceptaré lo que nos estan pidiendo, lucharé a su lado - Dijo Danna empuñando su espada. Los cuatro caballeros Karmatrón permanecieron estáticos por unos segundos, aunque sus armaduras se encontraban despedazadas y sus cuerpos mostraban los estragos de haber enfrentado una feroz batalla y haber sido sometidos a torturas inimaginables sus figuras no dejaban de verse imponentes. El cuarto Caballero Karmatrón se acercó a Danna le tomó el mentón con la mano derecha, acarició suavemente su mejilla y finalmente le dió una fuerte bofetada que tomó a Danna por sorpresa- Esto no es un juego, lo estamos apostando todo, si fallamos ahora, todo esta perdido y no estoy dispuesto a dejar que tu mente confundida interfiera en lo que puede ser la última oportunidad para restablecer el orden. Nosotros aceptamos nuestro destino, es el momento de que ustedes tambien lo acepten. Ahora nos daremos la media vuelta y le mostraremos a ese engendro de lo que son capaces los Caballeros Karmatrón y ustedes honrraran nuestra memoria y buscaran al amo de este espíritu al que llaman Chat.- Dicho esto se dió la media vuelta y alzó el vuelo hacia donde se encontraba la criatura amorfa que era MARA A´KAME, los otros tres caballeros lo siguieron. Danna aún sorprendida por la acción del Caballero Karmatrón se disponía a seguirlos pero el voluminoso cuerpo de Gloya se interpuso en su camino y agregó- Hazle caso o esta vez yo seré quien te haga entrar en razón. Es hora de partir y tenemos que hacerlo rápido. - Danna no ocultó la rabia reflejada en su rostro, nuevamente encendió su cuerpo, pero esta vez avanzó en dirección contraria a los Caballeros Karmatrón- !Gloya carga a Chat! - gritó Danna- tenemos que hacerle una pequeña visita a su amo.- Los 4 kundalini partieron con Chat en busca del misterioso personaje, mientras a lo lejos se escuchaba el grito de batalla de los Caballeros Karmatrón- ¡Por el Gran Espíritu!

Los Caballeros Karmatrón sabían que no tenían oportunidad de ganar, pero el Gran Espíritu les había mostrado el camino y ahora les correspondía evitar que se perdiera. Había que ganar tiempo aún a costa de sus vidas. MARA AKAME sintió la dolorosa envestida, varios shurikens pránicos penetraron su masa, sin embargo no mostraba señales de que le afectara significativamente, sus múltiples caras fijaban la mirada en los caballeros con cierta curiosidad - ¿No esperarán vencerme?- Dijeron las voces No, en verdad no lo esperan, saben bien que es inútil, pero persisten. ¿Qué nueva jugarreta ha planeado el Gran Espíritu?. ¿Acaso no soy su creación?, el resultado de su pésimo sentido del humor. Ahora envía a sus guerreros mas nobles a morir en el nombre del padre. Eso es lo que llamo amor. El primer Caballero Karmatrón cayó justamente en el polo superior de la masa clavando su sable por completo, pero al intentar sacarlo descubrió que no podía mientras sus manos eran atrapadas por miles de pequeños filamentos de tejido que surgían de MARA AKAME cubriéndolo rápidamente en su totalidad, como si fuera un capullo. - ¡Te atrapé!. Haz sido un niño travieso y a los niños traviesos hay que castigarlos. MARA AKAME presionó a su captivo, un crujido se perdía entre los gemidos del Caballero Un poco de energía negativa tampoco te caería mal La trampa se cubrió de una luz violácea oscura y los gemidos se convirtieron en gritos despavoridos - ¡Zoomorfo! gritó el tercer Caballero Vaya, yo conocí a alguien con ese nombre alguna vez... ¿acaso ese es el travieso karmatroncillo que tengo aquí? y mientras decía esto MARA AKAME, los rostros distribuidos entre su masa lanzaban escandalosas risotadas. Pero las risas se detuvieron cuando la lanza de los inmortales atravesó uno de estos rostros y cargada con la energía positiva de su amo, el segundo Caballero, logró aturdir por unos cuantos segundos a la criatura, lo suficiente para que el tercer Caballero por medio de un boomerang pránico cortara las ataduras que aprisionaban al primer Caballero. Muy bien Yálazy, ahora es mi turno Dijo el cuarto Caballero y por su muñeca se deslizó un pequeño cilindro delgado que al presionarle un botón aumentó de tamaño para revelar uno de los legendarios bastones de los inmortales, usados por los kundalinis durante la edad oscura, el Caballero Karmatrón elevó su bastón haciendolo girar velozmente para azotarlo contra el suelo. Una fuerte onda de choque se propagó por el piso- Debes entender que no permitiremos que logres tu objetivo MARA AKAME dijo el caballero. ¿Y por qué no guardas silencio y haces realmente algo al respecto? dijo MARA AKAME ¡Eso hago! Y varios picos de roca sólida salieron del suelo desgarrando la masa amorfa de MARA AKAME Eso fue bastante doloroso Dijeron los pedazos regados... pero ojo por ojo... Yálazy, la tercer Caballero Karmatrón trató de advertirle a su compañero, pero MARA AKAME fue muy rápido, cada uno de los fragmentos de MARA AKAME funcionaba de manera individual, ya no se trataba de uno solo sino de 6, atraparon al Caballero con bastante facilidad y de igual forma le arrancaron su brazo izquierdo, donde sostenia su baston de los inmortales ¡Kín! gritó Yálazy al ver a su amado mutilado, mientras sus boomerangs pránicos lo liberaban rápidamente.- ¿Kín?- Preguntó MARA AKAME - ¿Qué es esto, una reunión de generación de graduados de Merú?. Ya solo falta que llegue Shilbalam. ¡Oh!. Perdón, olvidé que mate al viejo bastardo hace siglos... Nuevamente las risotadas- No permitiré que hables así de mi creador y maestro- Vaya, vaya...el Gran Espíritu si que tiene sentido del humor, qué mejor que mi fiel compañero muera bajo mi gracia.- Tu no eres mi compañero, de él ya no queda nada.Esto está por terminar MARA AKAME, tu momento ha llegado.- Demasiados clichés, nunca fuiste muy brillante estimado Taurus, pero después de todo qué se puede esperar de un animal. Además ¿quién se supone que me detendrá? ¿Lo que queda de Karmatrón? Ustedes son muertos andantes, si no los acabo yo ahorita, de todas formas estan tan lastimados que sangraran hasta perecer. ¿O acaso tienen puestas sus esperanzas en esos kundalini que salieron huyendo?. Esos tienen tanta maldad reprimida en sus almas que deberían de aplicar para una nueva Alianza del Mal, jeje. No nos daremos por vencidos tan facilmente dijo Kín, mientras su brazo derecho era reemplazado por uno de roca.- de eso estamos convencidos y pensamos disfrutar cada momento Y al terminar de decir esto las 6 masas, de los alrededores comenzaron a surgir cientos de nuevos seguidores de MARA A KAME ¡Soy infinito! La era del Gran Espíritu ha terminado, ¡denle la bienvenida a la era de MARA AKAME! Los Cuatro Caballeros Kundalini se agruparon ¿Y ahora qué? -preguntó Zoomorfo Morimos con honor- contestó Taurus- y por última vez, los cuatro Caballeros Karmatrón repitieron la oración del kalpé al unísono, como un himno de esperanza que anunciaba la fusión de los cuatro caballeros para que apareciera en escena el Karmatrón Omega.

El Karmatrón Omega desenvainó su sable Acabemos con esto. Bien- dijo MARA AKAME- bienvenido al fin.

Los cuatro peculiares guerreros kundalini lo sintieron, no era necesario decir nada, los cuatro lo sabían, el campeón había caído y ahora estaban solos, camino a encarar al amo y señor de Chat, un maestro de las prácticas oscuras e irónicamente sea la última oportunidad de restablecer el orden.

¿Qué tanto más Chat? Preguntó Veitch No mucho contestó Muy pronto MARA AKAME regresará su atención a nosotros comentó Oztrando- Bien, así tendremos oportunidad de hacerlo pagar agregó Danna No podran hacerle pagar nada si mueren innecesariamente - dijo Chat Nadie te pidió tu opinión Chat dijo Danna molesta. La voz metálica de Gloya se escuchó - El tiene razón. Además, detecto actividad de unidades adversarios, no muy lejos de aquí. Seguramente nos buscan dijo Veitch No hay duda agregó Gloya Recibo sus transmisiones, nos siguen el paso y no tardarán en ubicarn... Gloya no alcanzó a terminar la frase, una fuerte explosión la paró en seco junto con sus compañeros - ¡Por el Gran Espíritu! gritó Oztrando mientras se incorporaba - ¡Pronto, detrás de mí, yo los cubro! dijo Gloya No veo a los adversarios dijo Danna No fue un adversario dijo Gloya - ¿Entonces?- preguntó Veitch Supongo que fue el comentó Chat, mientras señalaba hacia el cielo. Una figura decendía lentamente, se trataba de un androide de color amarillo, de unos 5 metros de altura, de imagen amenazadora e imponente, borrando los rastros de lo que alguna vez fue, en épocas mas felices. ¡No opongan resitencia o morirán!- dijo el misterioso robot - ¡Identificate!- Exigió Gloya No cabe duda que los kundalini ya no son los mismos de antes dijo el robot o tal vez el condominio de pulgas no hizo su trabajo. En fín, ya no importa. Soy Estelar, último de los Guerreros Estelares y los llevaré ante mi señor...
Continuará...


BIENVENIDOS!   




Registrate Aquí  Recordar Contraseña
Karmafriends

CENTRAL KARMATRÓN

Estamos de vuelta, poco a poco ire restaurando toda la info que tenía la vieja central karmatrón y agregando alguna más, como siempre es bienvenida la ayuda del fandom karamtrónico, una de las secciones más exitosas en la antiguedad fue precisamente la del FanArt y el FanFic. Que este sea un granito más de arena para impulsar el regreso de nuestro superheroe favorito.

Hay que agradecer a todos los que contribuyeron en el pasado con CK, Greg, Chalpa, Ciber, Tlalocman, Jair, Pakotron, Hans, Kat, Paco Falcon, Azter, Arturo Velazquillo, por supuesto al gran Oscar y los Kaboones; a mi amigo Alfredo Cosio que nos facilita el hosting... seguro faltarán muchos por mencionar ( ya es la edad jejeje), casi toda la info esta todavía conmigo, así que por aqui debería de andar... muchas gracias a todos; conocidos y por conocer... bienvenidos!

PRODUCTOS PROMOCIONALES MUY PRONTO

Lamentablemente se ha suspendido la venta de los productos promocionales, aun se pueden conseguir ejemplares del comic en su nueva era, si conseguiste adquirir un pakete de estos productos guardalos bien, eres de los pocos, esperamos que pronto nuestros amigos del estudio nos sorprendan con noticias de nuevas opciones de productos karmatrónicos....

DEJANOS TU COMENTARIO...   


Tu nombre:

Comentario:


Una terrible batalla ha comenzado, la eterna batalla entre el Ying y el Yang por el equilibrio de las fuerzas energéticas. El universo ha sido dominado por la oscuridad y el materialismo por incontables eones rompiendo con el equilibrio... cuentan las leyendas que llegará el gigante salvador el universo, ese momento ha llegado... Karmatrón esta aquí para equilibrar la balanza en favor de los seguidores de la luz.

Que tiemblen aquellos de corazón negro y espíritu corrupto, su momento ha llegado...
Esta es la historia de esa lucha de contrarios, la luz y la oscuridad, el bien y el mal, ying y yang, Zuyuas y Metnalitas...



Karmafriends